Skip to main content

Casa Hogar

Casa Hogar

La Casa-Hogar Arco Iris  se abre en la ciudad de Huaraz con el fin de acoger a niños y niñas en situación de abandono. El propósito de su existencia es proteger la integridad física y emocional de los niños/as para que puedan crecer sanos, y puedan ser restauradas las múltiples heridas físicas y emocionales con las que llegan. Durante el tiempo de permanencia en la Casa se les ofrece un ambiente familiar y atención integral: alimentos, ropa, educación, atención médica y guía espiritual.

Y como estamos convencidos de que el medio idóneo para que un niño se desarrolle es la familia, en la actualidad se trabaja en la dirección de que  los niños estén institucionalizados el menor tiempo posible. Para ello y junto con el programa Pro-Familia se estudia cada caso con el fin de encontrar la solución de futuro idónea para cada niño.

Quiero colaborar

Me gustaría colaborar y ser parte de este proyecto.

Historia

 

La Casa-Hogar fue el primer proyecto de la Asociación Arco Iris – Turmanyé, y sigue siendo el centro de todo el trabajo que desarrollamos. Los niños, que en la casa se atienden, están en los corazones de todos los que compartimos la vida con ellos día a día, pero también en los de muchos que, aun estando lejos, los sienten como suyos.

En octubre de 1999, se alquila y acondiciona una casa en la ciudad de Huaraz. Asimismo se realizan las gestiones requeridas para constituirla oficialmente como Centro Asistencial de Menores. La derivación de los niños al centro por parte de las autoridades de la ciudad, no ocurrió inmediatamente debido a la desconfianza que generaba que personas extranjeras cuidaran de los niños. En aquel entonces se tenía la creencia que los «gringos» robaban a los niños para quitarles sus órganos en beneficio de los niños de Europa y EE.UU. No obstante el primer niño entró en la Casa en Enero de 2.000.

Qué diferente es la situación hoy en día, cuando el trabajo realizado a través de la Casa-Hogar se ha ganado la confianza y el respeto de las autoridades, y también de la sociedad en general. Actualmente somos el único centro de la zona con Certificación Oficial, y un referente de las autoridades para la atención de menores en riesgo de exclusión.

Desde los inicios de la Casa-Hogar hasta la fecha, la situación económica de Perú ha mejorado mucho en términos macro. Sin embargo, vemos que algunos problemas sociales se han acentuado en lugar de disminuir, tales como el número de niños que trabajan en las calles y, la incidencia del abandono infantil. Por ello, y añadido a que los centros de acogida en la zona son escasos, somos requeridos para recibir niños y niñas de diferentes edades y que provienen de circunstancias muy diversas (desde bebés recién nacidos que son abandonados en el Hospital o en las calles, hasta adolescentes que abandonan sus casas por la violencia y/o el alcoholismo de sus padres o cuidadores).