Apadrinamiento

Preguntas frecuentes

Desarrollo y Propósito

El programa de apadrinamiento Moisés nace en el 1993 y toma su nombre del libertador de Israel, ya que Moisés es el primer niño apadrinado de quien tenemos registro (Éxodo 2). Ante una situación de riesgo social, como fue el edicto del Faraón que condenaba a muerte a todos los niños hebreos varones, Dios propicia que la hija de faraón rescate a Moisés y provea los recursos para que, primero su familia y después ella misma, favorecieran el desarrollo integral de Moisés como persona, preparándolo en todos los aspectos de su vida. Esto contribuyó a que Moisés, cuando llegó a ser adulto, estuviera en condiciones de ayudar y servir a su pueblo.

Moisés lleva 25 años trabajando  en favor de la infancia vulnerable ofreciendo la posibilidad de adquirir las herramientas necesarias que les permita en un futuro romper el círculo vicioso de la pobreza en el que ha nacido (Ignorancia>Pobreza>Ignorancia). Al mismo tiempo el niño/a recibe educación en valores cristianos para que su desarrollo como persona sea completo.

Propósito. Favorecer el desarrollo integral de la infancia que vive en situación de riesgo social.​

¿Quiénes se benefician con el programa?

Los niños están en el corazón de cualquier comunidad  y suponen, en muchas ocasiones, su única esperanza de transformación. Ayudando pues, a los niños ayudaremos a sus familia y por extensión, a las comunidades en las que ellos viven. Se procura trabajar con los niños las cuatro áreas de desarrollo de toda persona: intelectual, física, emocional y espiritual.

Entendemos que para que se den cambios integrales, además de trabajar con los niños, es necesario trabajar también con su entorno más próximo: familia y docentes.

Para conseguir este propósito trabajamos  a  tres niveles:

  • Con los Niños: educación académica y en valores

  • Con los Padres: a través de Escuelas de Padres

  • Con los Profesores: en formación pedagógica y la adquisición de nuevas habilidades

Asimismo, consideramos que los niños tienen derecho a estudiar y desarrollarse en espacios físicos saludables y adecuados a sus necesidades, por ello trabajamos en la mejora de infraestructuras y dotación de equipamiento de los proyectos.

¿Cómo funciona el programa de apadrinamiento?

Tu aportación va destinada a suplir algunas de las necesidades del niño. Esto se hace desde la institución a la cual el niño asiste, bien ayudando a sostener las escuelas y por ende, brindándoles una educación formal, bien proporcionando alimentación nutritiva, bien supliendo otras necesidades que estén lastrando la vida del niño y/o comunidad. 

Las necesidades de los niños pueden variar según el país y situación del entorno en el que se encuentren. Por lo tanto la forma de apoyarles se adaptará a su situación particular. Adjuntamos una lista de las distintas maneras de utilizar los fondos para proporcionar programas eficaces.

  • Programas de Escuelas: en zonas donde no hay escuelas estatales o éstas son escasa, este programa proporciona educación formal a través de escuelas  cristianas. Además del currículo usual, lo niños reciben formación cristiana y en valores

  • Clubs Infantiles: Se promueve el desarrollo integral de los niños/as entre los 4 y los 14 años que viven en en condiciones de extrema pobreza y alta vulnerabilidad social en zonas periféricas de las grandes ciudades

¿Qué necesidades específicas cubre?

En función del centro y por la módica cantidad de  22 € al mes (0.73€ al día) se contribuye a que niños/as en situación de exclusión social tengan acceso a:

  • Educación primaria / Formación Profesional. Educación curricular (Homologada por el Ministerio de Educación de cada País)

  • Sanidad básica

  • Comida y ropa, si lo precisa

  • Educación basada en Valores Cristianos

  • Capacitación a docentes

  • Formación a los padres

  • Mantenimiento, construcción y mejora de la infraestructura del centro

  •  Dotación de equipamiento

  • Material escolar y uniformes, si lo precisa

¿Qué pasa cuándo un niño deja el programa de Apadrinamiento?

Normalmente  cuando un niño entra al programa de apadrinamiento, suele continuar hasta que acaba sus estudios​, en caso de un colegio, o hasta que haya cumplido los 18 años, en caso de otros programas. Pero ​puede ocurrir que abandone el programa porque su situación económica haya mejorado y ya no necesita la ayuda, o porque por distintas razones la familia se vea obligada a trasladarse de barrio o de ciudad, y que por tanto, el niño no pueda seguir asistiendo al proyecto.

Y cuando sea padrino ¿qué?

Cuando seas padrino seguro que te surgirán algunas preguntas. Por eso hemos creado un espacio para contestarlas y darte información sobre el funcionamiento del programa. Esa información la tienes aquí:

Leer más

¿Cómo trabajamos?

  • Apoyamos a colegios y centros cristianos ubicados en zonas de extrema pobreza

  • Los Colegios, siempre están vinculados a una Iglesia local

  • El apadrinamiento se materializa a través del proyecto

  • Trabajamos impactando la vida de los niños, sus familias, su colegio y su comunidad

Quiero apadrinar

Me gustaría colaborar y ser parte de este proyecto.