Skip to main content

 Le ocurrió a Jacques, le llamaremos así para respetar su privacidad. Un adolescente como tu hijo, tu sobrino, tu hermano, tu vecino o, tal vez, tú mismo. No nació en una familia  estructurada con sus necesidades básicas cubiertas y sin sobresaltos. Se crio en Puerto Príncipe (Haití) con sus seis hermanos menores. Su familia sobrevivía entre la miseria y la pobreza. Pero un día no hace mucho tiempo, su padre se marchó a la República Dominicana, supuestamente en busca de trabajo. Su madre se quedó sola con siete hijos a su cargo.

Desde entonces Jacques ha tenido que asumir las responsabilidades de cabeza de familia, pese a su juventud. Desprotegido, en un ambiente social de violencia, crímenes, secuestros, drogadicción, atracos y delincuencia callejera, se enfrentan grandes dificultades para ir a la escuela. Nota que sus compañeros de clase avanzan mucho más que él y ve peligrar su formación escolar que le dé mayores oportunidades para una vida digna cuando sea mayor. “Lo vi abrumado, entristecido, desanimado y con una profunda depresión”, comenta su madre entre lágrimas.

empresas-solidaria-con-haiti

Jacques y sus hermanos

Pasan los días y el padre de Jacques no da señales de vida. Ella sufre el abandono en soledad, aunque sobre todo le duele ver así al chico. No le importa el sacrificio, pero sabe que a duras penas podrá alimentar y vestir a sus hijos.  En Haití casi todas las escuelas son privadas y ella no podrá costear su escolarización. “En la calle me enteré que en Fond Parisien la enseñanza primaria es gratuita. A los pocos días dejamos Puerto Príncipe para buscar una vida mejor. En la iglesia nos acogieron con amor fraternal y nos dieron todo su apoyo. Me hablaron de la escuela L’Espoir, que depende de la misión allí y cuya enseñanza es gratuita”, explica su madre con gran asombro. 

“En su primer día de clase, se presentan los siete hermanos. No llevan libros, uniforme, ni zapatos. Si la escuela los admite, se arriesgarían a que el gobierno les quite la licencia. Pese a la gratuidad de la enseñanza, los padres deben hacerse cargo del material escolar y todo el equipamiento necesario”, cuentan indignados los responsables del proyecto. El problema de la escolarización vuelve al punto de partida.

Una colaboración solidaria y a tiempo

MAIN MEMORY es una empresa española con gran sentido de responsabilidad social corporativa. En colaboración con Alianza Solidaria, becó  durante  un curso a un total de 20 niños proporcionándoles libros de texto, una mochila, dos uniformes completos, zapatos y calcetines, así como desayuno y almuerzo diario en el comedor de la escuela. Gracias a eso Jacques y sus seis hermanos pudieron escolarizarse.  “Mis hijos saltaron de alegría al recibir la noticia y, cuando les dieron el equipamiento pasaron la noche en vela de la emoción por aquel regalo tan inesperado como necesario”, la madre habla con emoción contenida.

Para Jacques es el estímulo definitivo, estudia y recupera el tiempo perdido. Ha empezado a buscar trabajo compatible con su horario  escolar y, como era su deseo, ayudará a su madre.

empresa-solidaria-Main-Memory

Equipo de Main Memory

“Conocer la historia que se esconde detrás de los rostros de estos niños y niñas, nos produce una terrible sensación de injusticia, a la vez que nos da esperanza en aquellos casos como el de Jacques, que han podido superar las adversidades que tan normalizadas están en estos países. No hay mayor satisfacción para nuestro equipo, que saber que nuestro esfuerzo es capaz de generar y dirigir una ayuda a estas historias,” comenta Rubén García, responsable de la empresa. 

niños-beneficiados-por-empresa-solidaria

Los 20 niños becados

No todas las historias acaban así de bien. Muchas tienen un desarrollo muy desgraciado. Desde Alianza Solidaria reiteramos nuestra gratitud a MAIN  MEMORY por su generosidad con estos 20 escolares y sus familias. No tenemos la capacidad de erradicar la pobreza del mundo, pero si podemos aportar algo, de lo que recibimos por la gracia de Dios,  para beneficiar a niños, como Jacques, en extrema necesidad, mitigando así los terribles efectos de la injusticia y el egoísmo humano.

Tienes la posibilidad de apoyar este proyecto con el importe total de una o varias becas anuales (190€ cada una),  o solidarizarte con importes menores según tu disponibilidad 15€, 20€, 25€ pueden llevar esperanza a estas personas. Recuerda “muchos pocos hacen mucho”. Otro tipo de colaboración no menor sería presentar este proyecto a empresas de tu zona. Llámanos al +34 620 070 833 y gustosamente te informaremos sobre este importante proyecto.

Dejar un comentario