Skip to main content

Refugiados

logo refugiados

Inicio y propósito

Este programa se inicia en 2014 (primero en Irak y luego en Líbano)  con el propósito de ayudar a suplir las necesidades básicas (refugio, comida, agua, ropa, materiales de higiene, etc.) de la población desplazada y/o refugiada, que huyan por causa de la guerra, persecución política o por motivos religiosos, y que se hayan establecido en destinos próximos a su lugar de origen.

Actualmente estamos centrados en apoyar campos de refugiados en Líbano, colaborando con diversos proyectos de ayuda asistencial. Pero, apoyamos, especialmente, un Centro Escolar no oficial, ya que uno de los mayores problema detectados es el de los niños y niñas no escolarizados porque son   “invisibles” (no están inscritos en ninguna parte; no son sirios, porque nacieron fuera de su país y no son libaneses porque al no tener “papeles” no se les puede inscribir en Líbano).  Ofreciendo  a estos niños y niñas un lugar donde puedan adquirir conocimientos académicos, talleres donde puedan aprender un oficio y espacios lúdicos que faciliten su desarrollo.

Más información

Contexto

En 2014, cuando empezaron a llegarnos noticias de las actividades del entonces conocido como ISIS, hoy día DAESH, es decir, las intervenciones del ejército islámico contra la población cristiana en Irak y los desplazamientos forzosos que se estaban llevando a cabo, fuimos los primeros en comunicar estos hechos, y establecer líneas de ayuda a estas personas que se veían forzadas a dejar su hogares y emigrar a sitios más seguros. A esta situación se unió, un poco más tarde, la guerra de Siria, con los mismos efectos de desplazamiento de población, fundamentalmente a Líbano.

Unos años más tarde Europa empezó a ser consciente del problema por la llegada masiva de refugiados a nuestras fronteras, lo que ha desencadenado actitudes diversas entre la población.

Por nuestra parte decidimos optar por ayudar a los refugiados en origen ya que es la población más vulnerable. Los que tienen recursos económicos, o son profesionales, o hablan idiomas, emigran a Europa. Los que no tienen estos recursos se quedan en los países limítrofes más próximos a su tragedia.

Líbano ha acogido a cerca de 1,5 millones de refugiados, con más de 500 000 refugiados en edad escolar (entre 3 y 18 años). Estos son años significativos para los niños que han perdido sus hogares y sus sueños. Hay una necesidad urgente de proporcionarles una educación adecuada en un entorno de aprendizaje pacífico.

Historia

En principio ayudamos a Iglesias de Erbil (capital del Kurdistán y lugar de afluencia de población desplazada del resto de Irak) con la acogida de refugiados, proveyendo alimentos, cobijo y atención a necesidades básicas.

​Después empezamos a trabajar en un campo de refugiados en Líbano (donde estaban llegando masivamente refugiados sirios), centrándonos en la infancia, la población más vulnerable. Un hecho trágico es que cuando una mujer no se alimenta adecuadamente, no tiene leche y no puede alimentar a sus hijos recién nacidos, lo que hace que la tasa de mortalidad de estos niños en los campos de refugiados sea altísima. Así que, se puso en marcha un programa para ayudar con la alimentación y atención sanitaria a niños y niñas menores de un año que sus madres no pudieran alimentar.

Al trabajar con estas mujeres detectamos que, muchas de ellas, estaban en esa situación porque se habían quedado solas con familias a su cargo, sin formación para sostenerlas y viviendo en un país extraño. Esto nos llevó a colaborar en la implantación de Talleres de Formación en profesiones que pudieran darles las habilidades necesarias (costura, peluquería, bisutería, cocina, pastelería, etc.) para poder valerse por sí mismas y sostener a sus familias.

Con el paso de los años se puso de manifiesto los problemas de los niños “invisibles”. Son más de 200.000 los niños que no están inscritos en ninguna parte, no son sirios, porque nacieron fuera de su país y no son libaneses porque al no tener “papeles” no se les puede inscribir en Líbano. De hecho, no existen. Así que no pueden ir a la escuela, ni recibir educación formal, constituyendo una presa fácil para las bandas criminales o los grupos terroristas.

Proyectos

 1.“Hacia un futuro mejor”: 

Es un Centro Educativo para niños y niñas sin posibilidad de matricularse en otras escuelas por falta de documentación (los “niños invisibles”). En este Centro se les nivela en conocimientos de acuerdo a su edad, con el fin de que, si legalizan su situación, puedan continuar sus estudios, o aunque sigan siendo ilegales, sean admitidos en escuelas normalizadas, una vez comprobada su competencia educativa.

2. Ayuda de Emergencia: 

Con este proyecto se pretende cubrir necesidades básicas (alimentos, mantas, ropa, productos de aseo, etc.) de las familias de los campos de refugiados. 

El campo se compone de tiendas y edificaciones hechas con materiales improvisados que sirven de ‘casas’, siendo evidente que éstas no están en  condiciones habitables. La mayoría de los refugiados viven en condiciones insalubres. En una tienda pueden habitar alrededor de 15-17 personas. En sus tiendas no tienen acceso a agua  potable, sino que  tienen que ir a recogerla a una  fuente común, y almacenarla en bidones. En invierno la temperatura suele llegar a varios grados  bajo cero.

Localización

Valle de la Becá, Líbano.

Quiero colaborar

Me gustaría colaborar y ser parte de este proyecto.

Noticias

educacion RSC refugiados 2EmpresasNoticiasRefugiados
11/10/2023

La RSC y la Educación de Refugiados Sirios: Una Misión Compartida

En un mundo donde cada vez se presentan más desafíos humanitarios, la Responsabilidad Social Corporativa…
20230321 130529NoticiasRefugiados
15/03/2023

Que no dejen de estudiar por causa del hambre

Desde hace años, Líbano se encuentra en una espiral descendente política, económica y social, que…
e78b05a8 f55c 4236 a01a 8c8ec59833f8 e1669831968553NoticiasRefugiados
25/11/2022

Un día con Joé

A través de esta historia queremos acercarnos un poco más a la realidad que muchos…