Skip to main content
Las familias ya están cultivando berenjenas, calabacines, tomates, pimientos, cebollines… y leguminosas. Además han confeccionado un Manual de buenas prácticas.
 
En medio de las limitaciones que plantea la COVID-19 (cuarentenas, toques de queda,…), y los desafíos propios de la siembra (plaga, bajas temperaturas y escasez de agua), el proyecto Sembrando Huertos, cuyo objetivo es formar a las familias para que cultiven sus propios alimentos y así hacer frente a la escasez de alimentos en su zona, superó nuestras expectativas: el 87% de las familias cuentan ya con una fuente de alimentos.
 
Inicialmente se les ofreció la formación y los recursos necesarios (semillas, herramientas y otros implementos para la siembra), junto con asesoramiento y seguimiento personalizado por parte de los coordinadores de zona. En el transcurso de esta labor se fue desarrollando un Manual de buenas prácticas. Esta guía, donde se fueron recogiendo todos los obstáculos que las familias iban encontrándose en el camino, también fue de ayuda para solventar muchos problemas. Pero, además, servirá de guía base para alcanzar otro de los objetivos de este proyecto: la capacitación de otras familias de la zona por parte de estas primeras.
 
En el desarrollo de este proyecto también nos encontramos con una realidad a la que se enfrenta el pueblo venezolano y por la cual te pedimos oración: la falta de agua.
 
Desde AS decidimos apoyar este proyecto piloto, porque creemos que en estos tiempos es más importante proveer a las familias de las herramientas necesarias para autosostenerse que sólo ofrecer ayuda asistencial.
 
Debido a los resultados conseguidos estamos convencidos que este es uno de los caminos posibles para ayudar a las familias.
 
Te invitamos a ver el vídeo sobre el proyecto.
 

Dejar un comentario

Close Menu